¿Cuándo debo comprar ollas de fuego?

¡Nunca! Porque si compras ollas de fuego puedes destruirlas accidentalmente, es posible que no mantengan su forma, y tendrás que repararlas. La razón principal es que las ollas de fuego pueden calentarse mucho si no están bien juntas. Si pones una olla de fuego boca abajo y la dejas al sol durante unos días, puedes quemar el interior de la olla. Así que usted debe comprar ollas de fuego y nunca quemar sus manos, nunca se sabe cuando sus manos pueden arder y causar lesiones o incluso daños permanentes a sus manos. Además, si sus manos se dañan por la quema de madera, existe la posibilidad de que también se queme o se corte.

Es difícil de explicar, pero el punto es que comprar ollas de fuego es una mala idea. Si compras ollas de fuego, gastarás más dinero. Las ollas de fuego nunca se utilizarán de forma regular. Incluso si estás dispuesto a gastar $30-40 en una olla de fuego, nunca lo usarás regularmente. Si alguna vez tienes la oportunidad de quemar un pedazo de madera o unas tiras de madera y usarla para cocinar, estará en el horno y probablemente no en tus manos por mucho tiempo. ¿Por qué hay diferencias de precio tan grandes para las ollas de fuego? Para obtener más información sobre este tema, consulte: Cómo hacer ollas de fuego. Esta publicación contiene enlaces de afiliados. Si realizas una compra con ellos, recibirás una comisión muy pequeña sin costo adicional para ti. Esto distingue este artículo de otros productos como ollas de fuego. Gracias por leer, y por favor hágamelo saber lo que piensa. Si eres como yo y estás interesado en más de mi trabajo, no dudes en echar un vistazo a mi blog, donde hablo de muchas cosas además de la olla de fuego. También escribo para otros sitios web como The Huffington Post. Suscríbete si quieres ver más como mi blog y compartirlo con otros.

He hecho ollas de fuego antes. Eran simples, como mi casa.

Hace unos meses decidí empezar a construir y hacer ollas de fuego en mi garaje. Pasé por el proceso de hacer una olla de madera, que resultó ser fácil. Empecé con dos trozos de madera y algunos tornillos.